CARTELES DE CINE SIN FOTOS DE CINE

El cartel de cine como pieza de diseño tiene una serie de premisas básicas a la hora de realizarlo. Es lógico que si en una peli juntas a Brad, Natalie, Will, Bruce… la productora exija que en el cartel salgan sus caras por las que han pagado la nada despreciable cifra, por ejemplo, de 35 millones de “dollars” (esto es lo que cobró Brad Pitt por Oceans 13). Ya es menos lógico que haya un abuso y mal uso de las cabezas flotantes (floating heads), un exceso de Trajan Pro en los títulos (dando igual el género) o taglines (frases “lapidarias”, “épicas”, “jocosas”, “memorables”) rídiculos, facilones, para cuando no te cuentan la película entera.

Es evidente que es mucho más fácil arriesgar en el set de carteles de expectación (teaser poster) y es en esta pieza gráfica donde se esconden los mejores carteles sin base fotográfica. Es en el teaser donde el diseño, el buen diseño, se convierte en protagonista de lujo. Hoy os traigo una selección personal de carteles de la última década que me gustaron en su momento por arriesgar en su diseño (juegos tipográficos, menos es más, ilustraciones como base del cartel…) al no utilizar clips de la película a la hora de hacer sus carteles.

A continuación mis favoritos de la última década, aunque siguen estando muy lejos de mis favoritos de todos los tiempos: La naranja mecánica (que creo que es de Philip Castle y Bill Gold) y la gran mayoría de los realizados por el inigualable Saul Bass.


Y mi TOP 4 de la década:


Si te gusta el mundo de los carteles de cine no dejes de visitar impawards.com, impagable su trabajo de recopilación de carteles.

  • Facebook
  • RSS
  • Twitter
  • Tumblr

Algún día tenía que empezar

  • Facebook
  • RSS
  • Twitter
  • Tumblr